Destacados

Ver más

Tarjetas SD

Este tipo de almacenamiento es común verlo en nuestro día a día gracias al uso masificado de dispositivos como smartphones, tablets y, por supuesto, cámaras digitales.

Las tarjetas SD se implantaron cuando la Asociación SD (SDA), allá por los 90, se encargó de los estándares de este almacenamiento. La SDA la componen compañías como SanDisk, Panasonic, Samsung, Toshiba, HP, Lexar, Motorola Mobility, Canon, Kingston, entre otros.

A finales del siglo XX salió el primer estándar en SD, con un tamaño de 3x2cm, impulsado por las ventas de las primerísimas cámaras digitales. Con capacidades que oscilaban desde 1MB hasta 64MB, algo ridículo hoy en día pero que hacían frente a los carretes de las cámaras analógicas que solían tener capacidad para 32 fotografías como máximo.

Ha evolucionado en algunos aspectos como el tamaño y la capacidad, pero aún mantiene el mismo principio de funcionamiento de sus orígenes. Se compone de un chasis de plástico, donde va un circuito de memoria (NAND) que lo maneja un controlador y los pines en el extremo para enviar/recibir información y alimentarse de energía.

Su sencillez de uso, insertar en la ranura y ya disponemos de almacenamiento extra, junto a la gran cantidad de adaptadores, su durabilidad, retro compatibilidad y su bajo precio han sido los factores decisivos para su rotundo éxito.

Clases de tarjetas SD

Los estándares creados por la SDA en estos aproximadamente 20 años son SD, SDHC y SDXC con diferentes formatos en tamaño (SD, miniSD y microSD) y diferentes bus de transmisión de datos llamada Speed Class Rating, que clasifica el rendimiento y usos admitidos.

  • SD (año 1999 – capacidad 1GB a 4GB – velocidad 12 a 25MB/s)
  • SDHC (año 2006 – capacidad 2GB a 32GB – velocidad 12 a 104MB/s)
  • SDXC (año 2009 – capacidad 32GB a 2TB – velocidad 156 a 312MB/s)

Podemos comprar tarjetas microSD baratas con distintos rendimientos mínimos garantizados:

  • Class 2 2MB/s
  • Class 4 4MB/s
  • Class 6 6MB/s
  • Class 10 10MB/s
  • UHS-I Class 1 10MB/s
  • UHS-I Class 3 30MB/s

Una tarjeta SD es muy inferior a las conocidas memorias USB pero la balanza cada vez se está equilibrando más con la salida de la clase UHS-II que roza los 300MB/s.

Son perfectas para añadir espacio adicional a cámaras y smartphones sin grandes preocupaciones por la instalación. En dispositivos como la Microsoft Surface Pro 3 son más habituales debido a sus tamaños cada vez más reducidos.

El mundo de las tarjetas de almacenamiento seguirá creciendo, no cabe duda. Un ejemplo de ello son las Sandisk Eye-Fi que incorporan en la propia tarjeta conexión inalámbrica WiFi para transmitir fotografías entre la cámara y un ordenador.