El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó en enero de 2016 que iba a obligar a Apple “a fabricar sus malditos ordenadores en EE.UU.”. Los comentarios respecto a la empresa se han ido repitiendo, como también los intentos de Tim Cook para tratar de frenar al candidato durante la campaña electoral. Al final tuvo que rendirse a la evidencia.

1366_2000

Trasladar la fabricación de un producto como el iPhone a Estados Unidos supondría un esfuerzo titánico que tendría además un impacto directo en el precio de estos smartphones. Diversos estudios ya han estudiado esa opción, y los más pesimistas revelan que un iPhone pasaría de costar 600 dólares a cerca de 2.000.

Fuente: xataka

Un iPhone fabricado en EE.UU. podría a llegar a costar el triple del precio actual.
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *